¡La vida tras las barras! Una anécdota en cada cóctel

En la actualidad tenemos una enorme cantidad de bares alrededor del mundo, diversos tipos que van desde lo más clásico, haciéndonos sentir que nos encontramos en el siglo pasado, hasta bares con temáticas nuevas y futuristas que nos llevan a unos momentos  totalmente diferentes a las que esperábamos encontrar. Es esta una de las labores principales de este personaje situado detrás de la barra conocido como bartender, lograr transmitir una experiencia por medio de un servicio y un producto, El Cóctel. La mayoría de las personas hemos ido a un bar y tenemos historias que contar, lo más probable es que si estás leyendo esto ahora mismo estas recordando la ultimas vez que andabas de copas, al igual que tú, hoy te contare mi experiencia en el bar, pero desde el otro lado de la moneda, o mejor dicho, de la barra

  • ¿Alguna vez te preguntaste como logro esa persona que te atendía realizar ese cóctel?
  • ¿Imaginaste cómo se preparó unas horas antes de la apertura del bar para tu llegada?
  • ¿Lo recordaste al día siguiente cuando llegaste a casa y tenías resaca?

Imagino que de estas preguntas solo te sentiste identificado con la tercera, de ser tu caso o no, te cuento que desde adentro, los bartenders día a día vivimos múltiples experiencias tanto con los cliente como con el equipo de trabajo, y  tal vez llegaste un día a una barra de cuatro bartenders, y viste que solo te atiende uno, indirectamente todos lo hacen, es un laburo constante en equipo, en donde bailas, ríes, cantas, pero lo más importante, te enfocas en el objetivo, dar el mejor servicio. Llega la hora, todo listo, se llena el bar y  es una recarga  constante de adrenalina al recibir esa comanda con el pedido, ya sea 1 3 o 5 cóctel el bartender tiene una misión, poner el alma en cada uno de ellos como si fuese el último que preparará en su vida, con el ritmo de la música, bailando con tu compañero de barra, incluso con  el sonar de los hielos impactando en los extremos de la coctelera al batir vemos a nuestros  clientes pasarla bien, nada más satisfactorio para nosotros que lograr eso. Siempre  le sonreiremos al entregar una copa, trabajo que ahí finaliza con mucho amor, pero inicia con la misma energía al momento de exprimir los jugos, de cortar las frutas, de limpiar las botellas y hasta en el momento que nos capacitamos en academias o en clases gratis de coctelería y de esta manera tener las herramientas necesarias para lograr una linda historia que contar delante y detrás del bar.